Life in a day (a propósito de McLuhan)

Lo de que McLuhan fue un visionario ha sido tan reivindicado que no merece la pena insistir en ello. Por alguna razón, sin embargo, se me me viene de nuevo su nombre a la cabeza al leer en la prensa que está a punto de estrenarse Life in a day, el proyecto promovido por Ridley Scott a partir de miles de videos de usuarios de YouTube procedentes de todo el mundo. Con ellos el director Kevin Macdonald ha compuesto una película que pretende mostrar la vida en un día, el 24 de julio de 2010, y el significado diverso de la sensación de estar vivo. El film se estrenará en el próximo festival de Sundance, el único marco de prestigio que todavía se atreve con ciertos experiementos por mucho que los muy enterados proclamen su decadencia.

Sin lugar a dudas la película recibirá dardos y flores, aunque me atrevo a pensar que dominarán los primeros sobre los segundos. ¿Resultará aburrida? ¿Heterogénea? ¿Desestructurada? ¿Larga? ¿Se alabará sin reservas su vocación global? ¿Su exotismo? ¿Su multiculturalidad? En todo ello habrá buena parte de verdad, pero a mi asaltan otras ideas (seguramente nada originales) que me devuelven sin rubor al maestro McLuhan. Su propuesta esencialista de que el mensaje es el medio adquiere aquí una nueva dimensión. Aunque él probablemente no llegó a imaginar, tal cual es, el fenómeno YouTube (entendido como meta-archivo global y verdadera memoria enciclopédica de las imágenes) debería formar parte con justicia de los créditos de Life in a day. Su Aldea Global es tan cierta como la crisis de nuestros valores.

Mientras los cieneastas rezan por lo suyo (así lo resumía con gracia y honestidad Isabel Coixet en una reciente entrevista) ante la supuesta deflación de la imagen cinematográfica, la tozuda realidad nos recuerda que vivimos en el período histórico de máxima inflación audiovisual. El proyecto de Scott se va a encargar de certificarlo en los próximos días y, de paso, recordarnos la fortaleza potencial de una nueva forma de crear

Y al hilo de lo de McLuhan, ¿No será también que el contenido es la forma?

Esta propuesta, difícil de defender ante todo el que piensa que fondo y forma son dos aspectos distintos de las cosas, viene a relacionarse también con otra de las visiones del maestro: creamos herramientas que nos crean a nosotros. A los que creían ser ellos mismos (yo también me apunto con frecuencia a esta idea obsoleta) les ha crecido un alter-ego que les devora. Somos lo que tenemos y siempre ha sido así, sólo que ahora somos “youtubes” y demás ingenios interactivos.

Lo de Life in a day era cuestión de tiempo: todos a una. Discursos individualizados y dispares que configuran un metadiscurso. La idea, desde luego, no es nueva. La estructura del discurso audiovisual ha sido así desde los primeros films de ficción y ello por extensión del relato literario clásico. Lo que es distinto es la herramienta, la posibilidad exponencial de coordinar lo incoordinable y llegar hasta el último rincón del planeta por mucha brecha digital que separe nuestros mundos.

La frontera entre amateurs y profesionales de la imagen se diluye para terror de muchos. Se hacen películas en alta definición con cámaras de fotos medio baratas. Además quedan bien. El acabado doméstico que etiquetaba al aficionado ya es cosa del pasado.  Ahora todo el que quiere se convierte en cineasta y encuentra en los archivos tipo YouTube un espacio de exhibición inimaginable en aquellos lejanos 70´s en los que Woody Allen nos presentaba a un tipo inteligente llamado McLuhan en la cola de un cine lleno de gente guay. La herramienta genera lenguaje. El cine no muere, sólo se transforma.

McLuhan y Woody Allen en aquel cine guay:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura Audiovisual y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Life in a day (a propósito de McLuhan)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. carmen caro Alfaro dijo:

    que interesante

  3. marije dijo:

    El futuro de YouTube ya huele a cadaver (por la Ley Sinde supongo). Hace ya un tiempo que los vídeos son filtrados y desactivados los fragmentos de audio o vídeo con derechos de autor.
    No he visto la peli, pero por dar una opinión gratuita, rollo multicultural global guay supongo…(confieso que igual me gustaría…)

    • Filmachine dijo:

      Estoy de acuerdo contigo, pero lo de YouTube es muy anterior a la ley Sinde. La peli está bien, pero es, ante todo, un ejercicio (no se si retórico)
      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s