Artesanía en Stop Motion (desde Muybridge con amor))

Las imágenes inquietantes de Muybridge fueron concebidas, ante todo, como un estudio científico del movimiento. Su motivación primaria, casi pictórica, no tardaría en cambiar de rumbo ante los sorprendentes resultados obtenidos al unir, con la cadencia adecuada, lo que tan sólo eran imágenes sueltas. A partir de aquí, la teoría de la persistencia retiniana se ha encargado de administrarnos una razón plausible sobre el hecho cinematográfico en sí: la percepción de la imagen-movimiento se produce en nuestra cabeza por una especie de retardo asimilativo que nos permite ver fragmentos visuales en continuidad.

La expresividad de los trabajos pre-cinematográficos de Muybridge se contempla hoy con cierta emoción derivada de la magia de su imperfección. Toda vez que nuestra capacidad de sorpresa audiovisual ha quedado reducida a la nada el primitivismo se nos ofrece como un refugio perceptual y creativo. Lo artesano se revaloriza frente a lo digital a modo de batalla inversa contra el tiempo en la que empieza a ser más importante perderlo que ganarlo.

Acaba de presentarse precisamente el número N de la revista Matador, dirigido por Miquel Barceló . El artista mallorquín ha hecho una admirable selección de textos, imágenes y autores. Detrás de todo ello se percibe una defensa necesaria de lo artesanal frente a una cultura de usar y tirar empapada de presente. La revista nos ofrece un interesante artículo del director Jaime Rosales titulado El Dilema. Para Rosales el dilema entre la imagen analógica y la digital tiene que ver con la memoria, la huella y la trascendencia frente a la inmanencia del todo-presente. Este bello análisis más filosófico que científico nos remite, en cierto modo, a la alquimia pre-cinamatográfica donde lo experimental se fusionaba con lo científico y lo artesano.

Es difícil, y probablemente innecesario, obviar lo digital en alguna parte del proceso de producción de imágenes en movimiento. Pero más alla de los procedimientos están siempre las intenciones. El Stop Motion ha venido a recuperar y devolver al presente la expresividad de los trabajos de Muybridge. Además supone una vuelta a la artesanía, a la pérdida de tiempo, a la imposibilidad de prever los resultados, a la magia, a la imperfección, al primitivismo.

Valga como ejemplo la pieza Heaven came from hell del artista madrileño Oscar Seco (en colaboración con Manuel Mingo). En ella confluyen todas sus obsesiones y su imaginario personal a base de iconografía bélica, superhéroes, cine serie B, folklorismo y low sci-fi.

El caballo de Muybridge:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura Audiovisual y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Artesanía en Stop Motion (desde Muybridge con amor))

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s